Una de las imágenes más impresionantes y la imagen que más teme la gente cuando viaja en avión probablemente sea el que se abran inesperadamente las puertas de emergencia de la aeronave y que todos los pasajeros sean succionados hacia el exterior del avión para ser catapultados al vacío; aunque el que eso ocurra es casi una imposibilidad física, un irresponsable hombre acaba de viralizarse al poner en peligro a los pasajeros de su vuelo al hacer exactamente eso: abrió la puerta de emergencia en pleno vuelo.

El hombre responsable del incidente, de 33 años, fue arrestado este mayo 26 de 2023 luego de que el avión aterrizara sin otros contratiempos; se reportó que 12 pasajeros del vuelo del Airbus A321 de aerolíneas Asiana se vieron fuertemente afectados por el incidente y tuvieron dificultad para respirar luego del “chistecito”, por lo cual fueron atendidos por médicos para asegurarse de que se recuperaran; actualmente se desconoce la razón por la cual el irresponsable pasajero provocó todo el escándalo, y las autoridades está tratando de averiguarlo.

En los dos videos que se han hecho públicos del incidente podemos apreciar la desesperación en las víctimas del terrible susto que significo “el exabrupto” del hombre que está siendo acusado de haber abierto la salida de emergencia del avión. El video en el que se nota con mayor claridad la desesperación y angustia de las víctimas es en el que se puede captar de frente a dos pasajeros que, estando justo frente a la salida de emergencias, sufren de fuertes vientos que los azotan en el rostro, jugando cruelmente con ellos mientras se aferraban a sus asientos.

Aunque al final del día la nave aterrizó a salvo en el aeropuerto de Daegu, el momento de terror quedó indeleblemente grabado en los presentes; según testigos, otros pasajeros intentaron detener al perpetrador del barullo, pero finalmente el díscolo se salió con la suya, pero afortunadamente los 194 pasajeros y los seis miembros de la tripulación de a bordo salieron casi ilesos del incidente, salvo por el servicio médico que doce de ellos requirieron. Pero pudo ser peor, mucho peor.

Todo fue un pandemonio: las personas cercanas a la puerta parecían estar al borde del desmayo y daba la impresión de que irían perdiendo el conocimiento una a una, como fichas de domino derrumbándose; mientras tanto, los auxiliares de vuelo llamaban desesperados a los médicos de a bordo por medio del radio para que ayudaran con la situación. Sinceramente pensé que el avión explotaría, por la tremenda fuerza del viento. En el momento, pensé que moriría.

En el sentido testimonio de un pasajero de 44 años, que fue directamente afectado por el terrible episodio, informó por medio de la agencia de noticias sudcoreana Yonhap acerca de la terrible desesperación, confusión y puro terror que la gente, sobre todo quienes se encontraban más cercanos a la salida de emergencias, experimentaron hasta lo profundo de sus almas. Y es que en las películas, una situación así significa pérdida de vidas, aunque en este caso hubo factores que evitaron tan dramático desenlace.

despresurización ed la cabina de un avión en pleno vuelo escena de twilight zone dimensión desconocida

Aparentemente el gradiente de presión entre el interior y el exterior de la nave no era tan grande como para ejercer la monstruosa presión que mantiene herméticamente cerradas las puertas de emergencia durante el vuelo, esto debido a que la altura del avión era de alrededor de 243 m, haciendo posible “la hazaña de destrabar la puerta”, que de haber estado a kilómetros de altura, habría sido imposible de abrir, por el diferencial de presiones entre la cabina y el exterior.

Afortunadamente esas mismas circunstancias evitaron que los efectos más terribles de la despresurización tuvieran lugar, como pérdida de conocimiento, el que todos los objetos sueltos (y las personas sin cinturón de seguridad) salieran volando del avión en caída libre y el congelamiento que potencialmente provocarían la muerte de los pasajeros; aún así, y aunque no pasó a mayores, pues prácticamente todos tenían puestos sus cinturones (estaban a punto de aterrizar), salvando sus vidas. Se cree que el hombre responsable del escándalo podría enfrentar hasta 10 años en prisión por sus acciones.